Cómo ser un cantante de corazón: no todo sucede en tu cerebro cuando cantas

Muchas veces, en el ámbito artístico, hemos escuchado o pronunciado frases como: «ponle corazón a tu canto», «lo importante es cantar de corazón» o «esa canción me llegó al corazón», haciendo alusión sobretodo a la parte sentimental o emocional que se mueve dentro de nosotros.

Durante años, muchas personas han considerado que la expresión en el canto es algo que «ya se trae», que es un don innato de los cantantes, y que no es algo que se pueda aprender o entrenar, separando la técnica de la emotividad.

El corazón tiene inteligencia

“De nada vale que el entendimiento se adelante si el corazón se queda”

Baltasar Gracián

En años recientes y con el uso del Internet se están dando a conocer, cada vez más, resultados de investigaciones científicas acerca de la relación entre el acto cognitivo y las emociones, donde se ha presentado la relevancia de lo emocional en el aprendizaje, por ejemplo el papel fundamental de la parte emocional del cerebro límbico al sellar el conocimiento. Pero no sólo eso, sino que se ha ido más allá investigando la posible interacción entre el cerebro y el corazón.

Específicamente, el Instituto estadounidense sin fines de lucro, denominado «HeartMath» ha difundido artículos científicos donde se demuestra que existe una inteligencia del corazón.

Una primera confirmación de ello, fue el hecho de encontrar neuronas en dicho órgano. De acuerdo a las investigaciones, el corazón tiene más de cuarenta mil neuronas, que al «conectarse» entre ellas generan un campo electromagnético que es incluso más grande que el del cerebro.

No es una cuestión de cantidad, sino de energía. El cerebro posee unas 86,000 neuronas, sin embargo el campo electromagnético que generan es casi 5000 veces menor que el del corazón. lo cual significa que el corazón es también un «cerebro» que envía y recibe información y además también la almacena (posee su propia memoria).

La importancia de conocer la fascinante ciencia de la inteligencia del corazón, radica en la posibilidad que nos brinda de aprender nuevas habilidades, de aplicarlas en la ejecución del canto, o hasta de hacer grandes cambios en nuestras vidas, al utilizar algunas técnicas que contribuyen a reforzar la interacción entre nuestro cerebro y nuestro corazón.

Relación entre cerebro y corazón

La bondad es el pináculo de la inteligencia. Es su punto más cenital, el instante en el que la inteligencia se queda sorprendida de lo que es capaz de hacer por sí misma.

Richard Davidson, especialista en neurociencia afectiva

Según HeartMath, la interacción entre cerebro y corazón es bidireccional y constante, sin embargo, el corazón envía más información al cerebro de la que el cerebro le envía al corazón, casi el 90% (wow!). Las señales que el corazón envía al cerebro afectan centros relacionados con el pensamiento estratégico, la reactividad y la auto-regulación. Por cierto, son regiones cerebrales que también se activan al cantar.

Además, también se ha descubierto que nuestras emociones están incrustadas en el campo magnético del corazón. Existen diferentes patrones de variabilidad rítmica que corresponden con diferentes estados emocionales, lo que también constituye un sistema de comunicación que nos conecta energéticamente con los demás y nos ayuda a explicar por qué podemos sentir el estado emocional de otra persona antes de que su lenguaje corporal o su tono de voz nos indiquen o den pistas acerca de ello.

Coherencia para llegar al nivel óptimo

Tú puedes mejorar a base de entrenamiento la comunicación que existe entre tu cerebro y tu corazón, generando lo que HeartMath llama «coherencia» y que define como «llegar a los niveles óptimos de desempeño del ser humano». En términos numéricos, consiste en nivelar los patrones de variabilidad rítmica del corazón, que son enviados el cerebro.

En realidad, las malas personas no pueden ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes… Lo que hemos comprobado es que los mejores profesionales son siempre ECE: excelentes, comprometidos y éticos…’

Howard Gardner

En las personas que han aplicado las técnicas recomendadas por HeartMath, se han demostrado mejoras en la concentración del 24%, mejoras en mantener la calma del 30%, mejoras en la calidad del sueño del 34% y se han encontrado reducciones superiores al 40% en fatiga, ansiedad y depresión. Físicamente, altos grados de coherencia fueron asociados con un incremento del funcionamiento mental óptimo, mejor memoria y un descenso en los niveles de presión arterial.

Lo mejor, es que las técnicas no son nada complejas y resultan fáciles de aplicar. Sólo se requiere una práctica constante.

Tres de las técnicas que más se conocen son: 1) ejercicio de «respirar con el corazón», 2) llevar un «diario de gratitud», y 3) realizar meditaciones para desarrollar la bondad y la compasión.

El único signo de superioridad que conozco es la bondad.

L.V. Beethoven

Para que comiences una de las técnicas, te dejo el siguiente video. Muy recomendable practicarlo en casa, con calma, varios días, y ya después lo podrás hacer por tí mism@ y es un muy buen ejercicio para antes de una presentación o concierto.

Meditación guiada «respirar con el corazón»


Cursos recomendados

Cursos en neurohabilidades.com


Libros recomendados

Gis Gracida

Música, cantante Soprano e Ingeniera en computación, especialista en el estudio de la voz cantada, doctorada en Tecnología Musical por la Universidad Autónoma de México y creadora del software Evocanto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *