Ser cantante

Cantar te proporciona alegría, placer, desahogo de emociones reprimidas o negativas y un sentimiento de felicidad.

Más allá de eso, el ser cantante puede dar sentido a tu vida. Eso significa que, dedicarte a cantar, puede ser la máxima expresión de tus vivencias individuales y sociales.

Ser cantante te obliga, en cierta forma, a que te conviertas en tu mejor versión, que hagas todo lo que tengas que hacer para que así sea, pues como cantante adquieres una gran responsabilidad hacia ti mismo y hacia tu público o audiencia. No importa que sea una pequeña o gran audiencia, pero siempre tendrás un mensaje qué transmitir y emociones qué despertar.

Detrás de la forma en que transmitas tu mensaje por medio del canto, está tu preparación técnica y tus conocimientos. Debes empeñarte en conocerte, conocer tu voz ampliamente, saber cómo funcionas como instrumento musical para poseer un dominio completo de tus alcances y limitaciones.

Es una tarea ardua y que puede llevar muchos años, pero vale la pena, porque a través de ese viaje hacia el pleno conocimiento de tu voz y de tu ser como cantante, podrás adquirir muchas cosas valiosas: experiencias, amistades, conocer nuevos lugares, una forma de vida, etc. y, lo más importante, podrás dejar una huella en otros corazones.

Todo ello es independiente de la edad en que comiences, ya sea «tarde o temprano», los límites serán sólo los que tú mismo te impongas. El camino a seguir es el que está marcado por tu preparación, las oportunidades y, sobre todo, un gran sentimiento de amor incondicional hacia ti mismo, hacia tu sueño, hacia la vida, hacia el Universo y hacia los demás.

¿Cómo empezar?

El aprender cuestiones teóricas, te permitirá comprender y poner en práctica los tópicos de la técnica vocal; y una vez estés en el campo de la experimentación, podrás identificarte con otros cantantes de tu estilo musical, así como contrastar tus interpretaciones, problemas y aciertos con los de otros cantantes.

Cuando te apasionas por algo, siempre quieres saber lo más posible acerca de ello. Una frase antigua dice: «quien no conoce, no ama», y amar el canto te hace querer conocerlo cada vez más profundamente, y créeme que siempre hay más por aprender.

Leer sobre el canto, escuchar cantantes y música, informarte de las noticias sobre tu estilo musical de interés, ver videos de cantantes, ir a conferencias, y más, te permitirán mantener tu mente nutrida en el ejercicio del canto.

Amplía tus conocimientos sobre el canto, por medio de leer, estudiar, aprender, experimentar. Ve videos del desempeño de otros cantantes, escucha música. Hazlo siempre con gusto y gratitud.

Conócete a ti como cantante, conviértete en un artesano de tu canto, en un científico de tu voz. Utiliza espejos, graba tu voz, tus prácticas, tus ensayos, en audio y video, y usa programas de cómputo para retroalimentar tus aprendizajes.

Gis Gracida

Música, cantante Soprano e Ingeniera en computación, especialista en el estudio de la voz cantada, doctorada en Tecnología Musical por la Universidad Autónoma de México y creadora del software Evocanto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *